Escápate en Málaga

Queremos planear nuestras vacaciones pero nos rondan algunas incertidumbres. El futuro empieza a aclararse aunque aún nos surgen dudas sobre lo que podemos y debemos hacer y, sobre todo, queremos actuar con todas las cautelas posibles. Para estas vacaciones no vamos a pensar en largas distancias que no necesitamos recorrer, pero sí en destinos de sol y playa, naturaleza, paisajes de impresión, parques naturales y deporte al aire libre. Soñamos con descanso y diversión, cultura y entretenimiento, paseos a la luz de las estrellas… Soñamos con escaparnos en Málaga.

La ciudad que ha sabido reinventarse una y mil veces a la largo de su historia afronta este nuevo periodo vacacional en una situación privilegiada. Sus más de 170 kilómetros de playas desde Manilva hasta los acantilados de Maro esperan a sus visitantes para brindarles la hospitalidad de siempre, al igual que los pueblos del interior de la provincia.

Málaga se revela estos días como un destino con una situación incomparable. Para empezar, la incidencia de la pandemia en su territorio ha sido mucho menor que en otros y su red sanitaria se ha demostrado suficiente para enfrentarla con solvencia. Málaga y su provincia viven por y para el turismo, por lo que sus instalaciones se han preparado a conciencia para recibir a sus visitantes, cumpliendo todas las directrices marcadas por la Administración para garantizar la seguridad y la salud de todos. 

La provincia bañada por el Mediterráneo cuenta además con un emplazamiento privilegiado y una red de comunicaciones que la hace accesible por tierra, mar y aire. Llegar a Málaga en coche es cómodo y sencillo, ya que cuenta con una extensa red de autovías y autopistas que la conectan con todas las ciudades andaluzas y con las principales de España. De este modo, Málaga es una opción perfecta para los que opten estas vacaciones por el vehículo particular. Y para los que no, la capital cuenta con estación de AVE con conexiones diarias a destinos como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Cuenca y Sevilla, y con trenes de larga distancia que igualmente la conectan con ciudades como Pamplona, Bilbao y Santiago de Compostela. El aeropuerto de Málaga – Costa del Sol, además, es el más importante de Andalucía en cuanto a tráfico aéreo y ocupa el cuarto lugar entre los aeropuertos de España, precisamente por ser la principal puerta de entrada del turismo tanto de la Costa del Sol como del resto de la región.

Escaparse en Málaga es perderse en sus más de 170 kilómetros de playa, desde Manilva en la frontera con Cádiz hasta el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo en el límite con Granada. Salpicados entre unas y otras playas, numerosos puertos deportivos pueblan los municipios costeros, entre los que destacan el lujoso Puerto Banús en Marbella y el pintoresco Puerto Marina en Benalmádena. De un extremo a otro, los amantes de los paseos podrán caminar por numerosos trayectos de la Senda Litoral que, aún inconclusa, unirá en un futuro a toda la provincia de oeste a este en un paseo junto al mar que ya pasa por localidades como Estepona, Marbella, Mijas, Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, Málaga, Rincón de la Victoria, Torre del Mar y Nerja.

Escaparse en Málaga es perderse en Ronda, considerado por algunos como el pueblo más bonito de España, y en su sierra por la que camparon los bandoleros. Es visitar Antequera y sus Dólmenes Patrimonio Mundial de la Unesco, conocer la Sierra de las Nieves y la Axarquía e imbuirse en la belleza de pueblos blancos como Frigiliana. Escaparse en Málaga es maravillarse con el Desfiladero de los Gaitanes y el Caminito del Rey. Es empaparse de cultura y arte con la impresionante oferta de la capital, donde a las ineludibles visitas a la Catedral y a la Alcazaba se han sumado en los últimos años imprescindibles como el Museo Picasso, el Museo Carmen Thyssen, el Museo Ruso, el Centre Pompidou y el Museo de Málaga. Escaparse en Málaga es conocer la ciudad que vio nacer a Picasso, una temperatura envidiable durante todo el año para la práctica de deportes como el golf y el pádel, 300 días de sol, olor a jazmín en sus noches de verano, terrazas y chiringuitos…

Málaga reúne todos los requisitos para poder disfrutar de unas vacaciones tranquilas y seguras en esta “nueva normalidad” que nos espera. Unas vacaciones en familia, entre amigos o en pareja en las que disfrutar de instalaciones y servicios de calidad contrastada. Ven y escápate. Málaga te espera.