Diez razones por las que deberías visitar Málaga en vacaciones

Llega el momento de elegir destino para las vacaciones. Nosotros lo tenemos claro. Hay mil y una razones para venir a Málaga pero vamos a resumirlas en diez. Que millones de personas nos elijan cada año no es casualidad. La ciudad y su provincia tienen un enclave privilegiado, un clima maravilloso, y una gente que vive por y para el turismo, y que trabaja de forma incansable para que el visitante se sienta siempre como en casa. ¿Crees que encontrarás un destino mejor? Si aún tienes alguna duda, estás a punto de despejarla. Éstas son las diez razones por las que deberías visitar Málaga estas vacaciones.

1- Las mejores infraestructuras

Llegar a Málaga es muy sencillo. La ciudad tiene unas conexiones extraordinarias por tierra, aire y mar. El que elija el vehículo propio para viajar, se encontrará con una amplia red de autovías y autopistas que conectan Málaga con las principales ciudades de Andalucía y de España. 

Otra buena opción es el tren. El AVE conecta la capital de la Costa del Sol con ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Cuenca; y a diario hay conexiones de larga distancia con otras como Bilbao, Pamplona y Santiago de Compostela.

El avión es otro buenísimo medio para llegar a Málaga. Su aeropuerto es el de mayor tráfico aéreo de Andalucía y el cuarto de España, y a él viajan las principales aerolíneas europeas, entre ellas, por supuesto, las low cost, por lo que venir a Málaga puede resultar también muy económico.

2- Tradición y profesionalidad turística

Más de un siglo de experiencia avala a Málaga como un destino turístico de calidad que en las últimas décadas se ha situado además entre los más visitados y mejor valorados del mundo. Málaga cuenta con una amplísima red de alojamientos turísticos, los mejores servicios y profesionales cualificados para atender a los millones de visitantes que recibe cada año.

3- Un clima envidiable

¿Y qué es lo que Málaga me ofrece? Para empezar, un clima envidiable. El dato de 305 días de sol al año lo dice todo, acompañados de una temperatura que ronda los 20 grados de media. Veranos cálidos para pasar en la playa, inviernos templados, y primaveras y otoños con temperaturas suaves en los que disfrutar de las maravillas que ofrece la provincia con toda su intensidad. 

4- 170 kilómetros de playas

Málaga cuenta con más de 170 kilómetros de costa salpicados con numerosísimas playas aptas para contentar a todos. Desde Manilva en la zona más occidental hasta Maro en el extremo más oriental, encontramos playas familiares equipadas con todos los servicios y pequeñas calas en las que relajarse alejado de los núcleos urbanos. Estepona, Marbella, Mijas, Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, la propia Málaga, Rincón de la Victoria, Torre del Mar, Torrox y Nerja son municipios costeros que tienen mucho que ofrecer al visitante. Algunos, como Marbella y Benalmádena, albergan además lujosos puertos deportivos en los que pasear, ir de compras y disfrutar de una agradable cena junto al mar. 

5- Pueblos y paisajes de impresión

Y es que Málaga es mucho más que playa. Su interior ofrece al visitante experiencias inolvidables como la de visitar Ronda con su espectacular Tajo o Antequera con sus Dólmenes Patrimonio de la Humanidad. Pueblos blancos como Frigiliana en la Axarquía y Casares en la Costa del Sol, e incluso un pueblo azul, Júzcar, el llamado “pueblo pitufo” de la Serranía de Ronda. Y senderos, muchos senderos para los amantes de la naturaleza, como los que recorren la Sierra de las Nieves o el Torcal de Antequera. Pero si hay un sendero conocido en Málaga por su espectacularidad es el Caminito del Rey, entre Álora y Ardales, excavado junto a la roca entre paredes verticales y que ofrece unas impresionantes vistas.

6- La ciudad de los museos

Málaga también es arte, y en ello tiene mucho que ver el impulso que ha dado en los últimos años la capital a su red de museos. Hay que tomar buena nota porque la calidad de la relación que viene a continuación no va a encontrarse en casi ninguna otra ciudad del mundo: el Museo Picasso Málaga (con obras donadas por la familia del genio malagueño), el Museo Carmen Thyssen, el Centre Pompidou, el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), el Museo Ruso y el Museo de Málaga, que alberga las colecciones del antiguo Bellas Artes y Arqueológico. Si a ello añadimos un paseo por la Catedral, la Alcazaba y el Teatro Romano, haremos de la visita a Málaga una experiencia absolutamente inolvidable. 

7- Comer bien y a buen precio

Calidad y tradición. En Málaga se come muy pero que muy bien. Los paladares más exquisitos podrán saciar su apetito, si gustan, en algún estrella Michelín, que para eso tenemos ocho. Pero en realidad de lo que hay mucho, y bueno, es de restaurantes con comida tradicional y tapeo a buen precio. Las especialidades que más buscan los viajeros son los pescados, a la plancha, fritos y al espeto. Dicen que en Málaga se fríe el pescado como en ninguna otra parte del mundo, y sus espetos de sardinas son famosos por su calidad y su precio.

8- Terrazas para disfrutar de las vistas

A las habituales terrazas de los bares y restaurantes a pie de calle, se suman otras más sofisticadas que han proliferado como las setas en los últimos años. En la capital, en los altos de edificios que hasta hace poco estaban inutilizados, y a lo largo de toda la costa, con vistas al mar que invitan a sentarte y disfrutar olvidándote del reloj. No vamos a recomendar ninguna porque en cualquiera de ellas podrás recrearte con impresionantes vistas mientras disfrutas de tu desayuno, del aperitivo o de lo que toque, porque suelen abrir durante todo el día y acostumbran a ofrecer menús a cualquier hora.

9- Deportes al aire libre

La práctica de deportes al aire libre está estrechamente relacionada con las buenas temperaturas y el sol. Málaga es un enclave perfecto para jugar al golf y buena prueba de ello es que dispone de más de medio centenar de campos en toda la provincia. Es una de las zonas de España donde más pádel se practica, hay multitud de senderos para caminar y siempre encontrarás corredores vayas donde vayas. Las playas también son un perfecto escenario para practicar deportes como el paddle surf, el snorkel y el buceo.

10- Su gente hospitalaria

Los malagueños son alegres y hospitalarios. Llevan el turismo en su adn. Están acostumbrados a convivir con los turistas y una parte muy importante de la población vive para ellos. Pondrán todo su empeño en hacer que te convenzas de que haber elegido Málaga para tus vacaciones era la mejor opción.

¿Sigues dudando? Después de estas diez razones para visitar Málaga que te hemos enumerado estamos seguros de que ya te has decidido. Ve pensando qué vas a meter en la maleta. El destino ya lo tienes.