Vacaciones seguras en Málaga

2020 está siendo un año excepcional para todos los sectores, también para el turismo. Pese a que hoy vemos nuestras calles muy transitadas por turistas, la pandemia ha provocado en los últimos meses una caída en el número de visitas a Málaga, lastradas sobre todo por las semanas de confinamiento en las que los desplazamientos no estaban permitidos y el sector tuvo que parar. Con la nueva normalidad ha vuelto el turismo con nuestra provincia como destino preferente y con todas las cautelas posibles para que todos podamos disfrutar de unas vacaciones seguras en Málaga. En este ámbito se enmarca el documento con directrices y recomendaciones para las viviendas de uso turístico que ha elaborado el Ministerio de Turismo con el fin de frenar el contagio por el coronavirus y que desde EscápateenMálaga estamos siguiendo.

Si hay algo de lo que podemos estar seguros después de los meses que llevamos vividos es de que las ganas de viajar no han desaparecido. La mayoría de las reservas en los alojamientos vacacionales, cuando no se permitían los desplazamientos, no las cancelaron los viajeros sino los propios alojamientos que no podían recibirlos ante las medidas dictadas por el estado de alarma. 

En cuanto empezaron a flexibilizarse las medidas, las reservas se dispararon, y hoy podemos constatar que muchos extranjeros que se ven forzados a cancelar por la obligatoriedad de guardar cuarentena cuando vuelven a sus países lo que hacen es aplazar su viaje. Es decir, cancelan porque no tienen otra opción, pero vendrán en cuanto puedan hacerlo.

El turismo nacional se mantiene fuerte

Así las cosas, el turismo nacional a día de hoy se mantiene fuerte en la provincia, y el sector se está volcando como nunca para asegurarse de que todo el que elija venir pueda vivir unas vacaciones seguras en Málaga. Por lo que respecta a las viviendas turísticas que promovemos desde EscápateenMálaga, el Ministerio de Turismo ha elaborado una guía de buenas prácticas que estamos siguiendo para evitar contagios por Covid 19 tanto entre los trabajadores como entre los propios clientes.

Se trata de que todos podamos seguir disfrutando con seguridad de las maravillas que ofrecen Málaga y su provincia, por lo que seguimos las directrices y recomendaciones elaboradas por el Comité de Técnicos constituido por el Instituto para la Calidad Turística Española en colaboración con Fevitur y consensuado con la Asociación Española de Servicios de Prevención Laboral (AESPLA), PRLInnovación, y con los sindicatos CCOO y UGT.

De esta forma, seguimos rigurosos protocolos tanto de limpieza y desinfección como de mantenimiento de nuestras viviendas para que los usuarios de las mismas no corran ningún riesgo mientras estén en nuestras instalaciones. El turista sólo tiene que preocuparse de disfrutar de sus vacaciones con cautela. Lo demás, corre de nuestra parte. 

Que tengáis unas buenas vacaciones en Málaga. Os esperamos.

 

Escápate en Málaga presenta su campaña en PTV

Juan Cubo, coordinador de Escápate en Málaga, ha explicado en directo en PTV algunas de las claves de nuestra campaña para hacer turismo en Málaga. El también propietario de la compañía Cubo’s Holiday Homes habla en representación de las inmobiliarias y empresas que participan en Escápate en Málaga de cómo se gestó este proyecto en pleno confinamiento. 

En ese momento, a pesar de la enorme incertidumbre que se cernía sobre el sector, un grupo de empresarios relacionados con el sector turístico decidieron unirse para relanzar la imagen de la provincia, con el convencimiento de que los viajeros podrían venir con total seguridad. A estos empresarios miembros de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA) les une el convencimiento de que Málaga es uno de los mejores destinos turísticos del mundo, por la variedad de experiencias que ofrece y por su tradición y buen hacer con el turismo.

Cubo explica también en la entrevista que la provincia ha sido una de las menos golpeadas por la pandemia, y que además las viviendas turísticas que se ofrecen a través de https://escapateenmalaga.com han reforzado todos los protocolos de limpieza y desinfección y están perfectamente higienizadas. 

En las últimas semanas, destaca Cubo, el mercado se muestra muy animado y las peticiones de información y reservas para alojarse en la provincia están aumentando de forma considerable. Ello va a propiciar que Escápate en Málaga, una campaña inicialmente pensada para el turismo nacional, vaya a lanzarse próximamente para el internacional.

 

La limpieza y la desinfección en los alojamientos turísticos es ahora más importante que nunca

Si algo tienen en común los usuarios de los alojamientos turísticos es la importancia que le dan a la limpieza en las valoraciones que realizan sobre su estancia. En estos tiempos en los que todos somos más cuidadosos que nunca para mantener impolutos y desinfectados los espacios que nos rodean, es previsible que la limpieza cobre una relevancia aún mayor en las exigencias de los clientes. No en vano, es la propia salud de las personas la que está en juego, por lo que debemos poner más énfasis que nunca en este capítulo. Los alojamientos turísticos deberán regirse por unas normas muy estrictas sobre limpieza y desinfección que habrán de cumplirse sin excepción. 

Para ello, lo primero que hay que tener muy claro es la diferencia entre limpiar y desinfectar. Al limpiar lo que hacemos es eliminar gérmenes, suciedad e impurezas, y al desinfectar estamos matando esos gérmenes. Lo ideal para que el resultado sea el óptimo es primero limpiar y después desinfectar. De esta forma, si utilizamos por ejemplo agua con jabón sobre una superficie a la que luego aplicamos una solución a base de lejía nos aseguramos de que estamos reduciendo al máximo el riesgo de infección.

¿Cuáles son las pautas que deben seguirse a la hora de limpiar y desinfectar un apartamento turístico? Estas son las más importantes:

  •  ¿Para limpiar deberá usarse agua y jabón o detergente, y para desinfectar deberá añadirse alguna otra sustancia como la lejía. Una vez que hayamos eliminado la suciedad, deberemos añadir una sustancia desinfectante y dejarla actuar durante unos minutos antes de retirarla. Si usamos para ello papel, toallitas u otro material desechable, deberemos depositarlo en una bolsa y cerrarla. Si usamos trapos, deberá utilizarse uno nuevo para cada huésped. En cuanto a los productos de limpieza, habrá de comprobarse que no estén caducados, y hay que tener muy en cuenta que la lejía no debe mezclarse con amoníaco u otras sustancias, porque podría liberar gases tóxicos.
  • ¿Qué productos hay que utilizar? Los desinfectantes domésticos habituales y los productos de limpieza con lejía diluida o un mínimo del 70% de alcohol eliminan el coronavirus de forma eficaz. Hay que prestar especial atención a los objetos que se tocan más habitualmente, como los pomos de las puertas, los interruptores de la luz, los grifos, los mandos a distancia y los botones de los electrodomésticos.
  • Tampoco hay que descuidarse con elementos de la vivienda que son más costosos de limpiar. Hablamos de los sofás, cortinas, alfombras y demás. En el caso de estas últimas lo mejor es evitar su uso si no es imprescindible, y para el resto deberá usarse la lavadora cuando sea posible o los productos específicos recomendados. En cuanto a la ropa de cama, toallas y paños de cocina, deberán ser lavados en la lavadora a la máxima temperatura que recomiende el fabricante.
  • Es importante que la estancia esté ventilada. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CPC) recomiendan abrir puertas y ventanas antes de limpiar y desinfectar, e incluso usar ventiladores si es necesario. Una vez que el inquilino haya accedido a la vivienda, deberá mantenerla siempre lo mejor ventilada posible.
  • La persona que se encargue de la limpieza deberá tomar todas las precauciones posibles para proteger su salud y la de los demás. Se recomienda que use una bata de protección, además de guantes y mascarillas, y que no se lleve las manos a la cara nunca. Todo el material deberá ser desechado una vez que acabe la limpieza o, si es reutilizable, tendrá que lavarse de la forma y a la temperatura que recomiende el fabricante.
  • Los ocupantes de la vivienda deberán tener a su disposición todos los productos necesarios para mantener una higiene y limpieza adecuadas una vez que hayan accedido a ella. Los geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad se han convertido en un elemento esencial que no debe faltar en ninguna vivienda, que además deberán estar bien aprovisionadas de jabones y productos de limpieza y desinfección en general. Debe haber toallas en abundancia y juegos de cama de sobra.
  • Tan importante como mantener la vivienda limpia y ventilada es retirar con frecuencia los residuos que se generan en su interior. Todos los cubos y papeleras tendrán que tener una bolsa, y ésta deberá cerrarse y arrojarse al contenedor con frecuencia.
  • Entre la salida de unos huéspedes y la entrada de los siguientes deberán transcurrir al menos 24 horas para que la vivienda pueda ser correctamente ventilada, limpiada y desinfectada, así como equipada con los productos necesarios para que los nuevos inquilinos puedan disfrutar de ella con seguridad.

Las viviendas turísticas son la opción segura para estas vacaciones

Después de unas semanas complicadas, por fin llega el momento de pensar en nuestras vacaciones. Este 2020 está siendo un año excepcional y nuestros días de descanso también van a serlo. En esta ocasión, a las habituales decisiones que hemos de tomar siempre que nos planteamos salir para disfrutar de nuestro tiempo libre debemos añadir otras para intentar pasar nuestras vacaciones con la mayor tranquilidad y seguridad posibles. Apostar por las viviendas turísticas es ahora la mejor opción.

Cuando planeamos nuestro viaje, lo primero que solemos decidir es el destino, el medio de transporte que nos va a llevar hasta él y el alojamiento en el que nos vamos a hospedar. Este año los destinos nacionales, con Málaga entre los destacados, van a ser los más demandados. Como medio de transporte las familias y grupos de amigos se van a decantar de forma mayoritaria por los vehículos particulares como opción más cómoda y segura. Y precisamente la comodidad y la seguridad van a ser los factores que harán que nos inclinemos por las viviendas turísticas como opción para alojarnos.

En estos días en los que nos hemos familiarizado tanto con términos como mascarillas, guantes y geles desinfectantes, buscamos sentirnos seguros. Lo hacemos cuando entramos en una tienda, cuando caminamos por la calle o cuando tomamos el aperitivo intentando mantener las distancias de seguridad. Estamos recuperando nuestra normalidad pero seguimos manteniendo las cautelas, y en vacaciones también lo vamos a hacer. 

Al optar por una vivienda turística nos estamos decantando por un alojamiento que previamente habrá cumplido rigurosamente con todos los protocolos de limpieza y desinfección marcados por las autoridades sanitarias y por las propias organizaciones del sector. Pasar nuestras vacaciones en una vivienda turística será como estar en nuestra propia casa, en un lugar donde las normas las marcaremos nosotros mismos.

Evitaremos de este modo compartir amplios comedores con desconocidos a la hora del desayuno, el almuerzo o la cena, así como ascensores, estrechos e interminables pasillos, piscinas y otros espacios reducidos en los que difícilmente se pueden evitar las aglomeraciones. Antes de acceder a la vivienda, tendremos la garantía de que ésta se ha acogido al protocolo elaborado por la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur) para la reducción de riesgos higiénico-sanitarios y, una vez que ya nos hayamos alojado en nuestra vivienda, seremos nosotros mismos los que tendremos el control de la misma, lo que nos dará una tranquilidad que en ningún otro tipo de establecimiento turístico podremos tener.

Si hay algo que siempre hemos tenido claro es que no estamos dispuestos a renunciar a nuestras vacaciones. Incluso durante las primeras semanas de confinamiento, cuando éste solo permitía los desplazamientos para cubrir labores esenciales, la mayoría de las reservas vacacionales se mantuvieron hasta que los propios establecimientos tuvieron que cancelarlas ante la imposibilidad de recibir a sus clientes debido al estado de alarma. En cuanto se supo que se podría viajar, las búsquedas de alojamientos y las reservas comenzaron a dispararse. Bastó una comparecencia del presidente del Gobierno en la que anunció que los vuelos internacionales se retomarían en las próximas semanas para activar la chispa que volvió a disparar nuestras ganas de viajar.

El deseo de disfrutar de las vacaciones se ha mantenido siempre intacto, e incluso se ha acrecentado en las semanas de confinamiento. Eso sí, nuestra forma de hacerlo necesariamente cambiará y daremos más importancia a asuntos que antes dejábamos más a un lado. Queremos estar tranquilos, seguros y confiados. Y esa tranquilidad, seguridad y confianza la encontraremos en las viviendas turísticas, que este año esperan más preparadas que nunca la llegada de sus inquilinos.

 

Diez razones por las que deberías visitar Málaga en vacaciones

Llega el momento de elegir destino para las vacaciones. Nosotros lo tenemos claro. Hay mil y una razones para venir a Málaga pero vamos a resumirlas en diez. Que millones de personas nos elijan cada año no es casualidad. La ciudad y su provincia tienen un enclave privilegiado, un clima maravilloso, y una gente que vive por y para el turismo, y que trabaja de forma incansable para que el visitante se sienta siempre como en casa. ¿Crees que encontrarás un destino mejor? Si aún tienes alguna duda, estás a punto de despejarla. Éstas son las diez razones por las que deberías visitar Málaga estas vacaciones.

1- Las mejores infraestructuras

Llegar a Málaga es muy sencillo. La ciudad tiene unas conexiones extraordinarias por tierra, aire y mar. El que elija el vehículo propio para viajar, se encontrará con una amplia red de autovías y autopistas que conectan Málaga con las principales ciudades de Andalucía y de España. 

Otra buena opción es el tren. El AVE conecta la capital de la Costa del Sol con ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Cuenca; y a diario hay conexiones de larga distancia con otras como Bilbao, Pamplona y Santiago de Compostela.

El avión es otro buenísimo medio para llegar a Málaga. Su aeropuerto es el de mayor tráfico aéreo de Andalucía y el cuarto de España, y a él viajan las principales aerolíneas europeas, entre ellas, por supuesto, las low cost, por lo que venir a Málaga puede resultar también muy económico.

2- Tradición y profesionalidad turística

Más de un siglo de experiencia avala a Málaga como un destino turístico de calidad que en las últimas décadas se ha situado además entre los más visitados y mejor valorados del mundo. Málaga cuenta con una amplísima red de alojamientos turísticos, los mejores servicios y profesionales cualificados para atender a los millones de visitantes que recibe cada año.

3- Un clima envidiable

¿Y qué es lo que Málaga me ofrece? Para empezar, un clima envidiable. El dato de 305 días de sol al año lo dice todo, acompañados de una temperatura que ronda los 20 grados de media. Veranos cálidos para pasar en la playa, inviernos templados, y primaveras y otoños con temperaturas suaves en los que disfrutar de las maravillas que ofrece la provincia con toda su intensidad. 

4- 170 kilómetros de playas

Málaga cuenta con más de 170 kilómetros de costa salpicados con numerosísimas playas aptas para contentar a todos. Desde Manilva en la zona más occidental hasta Maro en el extremo más oriental, encontramos playas familiares equipadas con todos los servicios y pequeñas calas en las que relajarse alejado de los núcleos urbanos. Estepona, Marbella, Mijas, Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, la propia Málaga, Rincón de la Victoria, Torre del Mar, Torrox y Nerja son municipios costeros que tienen mucho que ofrecer al visitante. Algunos, como Marbella y Benalmádena, albergan además lujosos puertos deportivos en los que pasear, ir de compras y disfrutar de una agradable cena junto al mar. 

5- Pueblos y paisajes de impresión

Y es que Málaga es mucho más que playa. Su interior ofrece al visitante experiencias inolvidables como la de visitar Ronda con su espectacular Tajo o Antequera con sus Dólmenes Patrimonio de la Humanidad. Pueblos blancos como Frigiliana en la Axarquía y Casares en la Costa del Sol, e incluso un pueblo azul, Júzcar, el llamado “pueblo pitufo” de la Serranía de Ronda. Y senderos, muchos senderos para los amantes de la naturaleza, como los que recorren la Sierra de las Nieves o el Torcal de Antequera. Pero si hay un sendero conocido en Málaga por su espectacularidad es el Caminito del Rey, entre Álora y Ardales, excavado junto a la roca entre paredes verticales y que ofrece unas impresionantes vistas.

6- La ciudad de los museos

Málaga también es arte, y en ello tiene mucho que ver el impulso que ha dado en los últimos años la capital a su red de museos. Hay que tomar buena nota porque la calidad de la relación que viene a continuación no va a encontrarse en casi ninguna otra ciudad del mundo: el Museo Picasso Málaga (con obras donadas por la familia del genio malagueño), el Museo Carmen Thyssen, el Centre Pompidou, el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), el Museo Ruso y el Museo de Málaga, que alberga las colecciones del antiguo Bellas Artes y Arqueológico. Si a ello añadimos un paseo por la Catedral, la Alcazaba y el Teatro Romano, haremos de la visita a Málaga una experiencia absolutamente inolvidable. 

7- Comer bien y a buen precio

Calidad y tradición. En Málaga se come muy pero que muy bien. Los paladares más exquisitos podrán saciar su apetito, si gustan, en algún estrella Michelín, que para eso tenemos ocho. Pero en realidad de lo que hay mucho, y bueno, es de restaurantes con comida tradicional y tapeo a buen precio. Las especialidades que más buscan los viajeros son los pescados, a la plancha, fritos y al espeto. Dicen que en Málaga se fríe el pescado como en ninguna otra parte del mundo, y sus espetos de sardinas son famosos por su calidad y su precio.

8- Terrazas para disfrutar de las vistas

A las habituales terrazas de los bares y restaurantes a pie de calle, se suman otras más sofisticadas que han proliferado como las setas en los últimos años. En la capital, en los altos de edificios que hasta hace poco estaban inutilizados, y a lo largo de toda la costa, con vistas al mar que invitan a sentarte y disfrutar olvidándote del reloj. No vamos a recomendar ninguna porque en cualquiera de ellas podrás recrearte con impresionantes vistas mientras disfrutas de tu desayuno, del aperitivo o de lo que toque, porque suelen abrir durante todo el día y acostumbran a ofrecer menús a cualquier hora.

9- Deportes al aire libre

La práctica de deportes al aire libre está estrechamente relacionada con las buenas temperaturas y el sol. Málaga es un enclave perfecto para jugar al golf y buena prueba de ello es que dispone de más de medio centenar de campos en toda la provincia. Es una de las zonas de España donde más pádel se practica, hay multitud de senderos para caminar y siempre encontrarás corredores vayas donde vayas. Las playas también son un perfecto escenario para practicar deportes como el paddle surf, el snorkel y el buceo.

10- Su gente hospitalaria

Los malagueños son alegres y hospitalarios. Llevan el turismo en su adn. Están acostumbrados a convivir con los turistas y una parte muy importante de la población vive para ellos. Pondrán todo su empeño en hacer que te convenzas de que haber elegido Málaga para tus vacaciones era la mejor opción.

¿Sigues dudando? Después de estas diez razones para visitar Málaga que te hemos enumerado estamos seguros de que ya te has decidido. Ve pensando qué vas a meter en la maleta. El destino ya lo tienes.

 

Escápate en Málaga

Queremos planear nuestras vacaciones pero nos rondan algunas incertidumbres. El futuro empieza a aclararse aunque aún nos surgen dudas sobre lo que podemos y debemos hacer y, sobre todo, queremos actuar con todas las cautelas posibles. Para estas vacaciones no vamos a pensar en largas distancias que no necesitamos recorrer, pero sí en destinos de sol y playa, naturaleza, paisajes de impresión, parques naturales y deporte al aire libre. Soñamos con descanso y diversión, cultura y entretenimiento, paseos a la luz de las estrellas… Soñamos con escaparnos en Málaga.

La ciudad que ha sabido reinventarse una y mil veces a la largo de su historia afronta este nuevo periodo vacacional en una situación privilegiada. Sus más de 170 kilómetros de playas desde Manilva hasta los acantilados de Maro esperan a sus visitantes para brindarles la hospitalidad de siempre, al igual que los pueblos del interior de la provincia.

Málaga se revela estos días como un destino con una situación incomparable. Para empezar, la incidencia de la pandemia en su territorio ha sido mucho menor que en otros y su red sanitaria se ha demostrado suficiente para enfrentarla con solvencia. Málaga y su provincia viven por y para el turismo, por lo que sus instalaciones se han preparado a conciencia para recibir a sus visitantes, cumpliendo todas las directrices marcadas por la Administración para garantizar la seguridad y la salud de todos. 

La provincia bañada por el Mediterráneo cuenta además con un emplazamiento privilegiado y una red de comunicaciones que la hace accesible por tierra, mar y aire. Llegar a Málaga en coche es cómodo y sencillo, ya que cuenta con una extensa red de autovías y autopistas que la conectan con todas las ciudades andaluzas y con las principales de España. De este modo, Málaga es una opción perfecta para los que opten estas vacaciones por el vehículo particular. Y para los que no, la capital cuenta con estación de AVE con conexiones diarias a destinos como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Cuenca y Sevilla, y con trenes de larga distancia que igualmente la conectan con ciudades como Pamplona, Bilbao y Santiago de Compostela. El aeropuerto de Málaga – Costa del Sol, además, es el más importante de Andalucía en cuanto a tráfico aéreo y ocupa el cuarto lugar entre los aeropuertos de España, precisamente por ser la principal puerta de entrada del turismo tanto de la Costa del Sol como del resto de la región.

Escaparse en Málaga es perderse en sus más de 170 kilómetros de playa, desde Manilva en la frontera con Cádiz hasta el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo en el límite con Granada. Salpicados entre unas y otras playas, numerosos puertos deportivos pueblan los municipios costeros, entre los que destacan el lujoso Puerto Banús en Marbella y el pintoresco Puerto Marina en Benalmádena. De un extremo a otro, los amantes de los paseos podrán caminar por numerosos trayectos de la Senda Litoral que, aún inconclusa, unirá en un futuro a toda la provincia de oeste a este en un paseo junto al mar que ya pasa por localidades como Estepona, Marbella, Mijas, Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, Málaga, Rincón de la Victoria, Torre del Mar y Nerja.

Escaparse en Málaga es perderse en Ronda, considerado por algunos como el pueblo más bonito de España, y en su sierra por la que camparon los bandoleros. Es visitar Antequera y sus Dólmenes Patrimonio Mundial de la Unesco, conocer la Sierra de las Nieves y la Axarquía e imbuirse en la belleza de pueblos blancos como Frigiliana. Escaparse en Málaga es maravillarse con el Desfiladero de los Gaitanes y el Caminito del Rey. Es empaparse de cultura y arte con la impresionante oferta de la capital, donde a las ineludibles visitas a la Catedral y a la Alcazaba se han sumado en los últimos años imprescindibles como el Museo Picasso, el Museo Carmen Thyssen, el Museo Ruso, el Centre Pompidou y el Museo de Málaga. Escaparse en Málaga es conocer la ciudad que vio nacer a Picasso, una temperatura envidiable durante todo el año para la práctica de deportes como el golf y el pádel, 300 días de sol, olor a jazmín en sus noches de verano, terrazas y chiringuitos…

Málaga reúne todos los requisitos para poder disfrutar de unas vacaciones tranquilas y seguras en esta “nueva normalidad” que nos espera. Unas vacaciones en familia, entre amigos o en pareja en las que disfrutar de instalaciones y servicios de calidad contrastada. Ven y escápate. Málaga te espera.